Pasos a seguir para cumplir tu propósito de ir al gimnasio y no abandonar

10 de enero 2018

Iniciar el año con buenos propósitos e intenciones es un clásico que se repite cada mes de enero (no importa el año que pongas aquí). Motivación, ilusión y ganas de dejar atrás malos hábitos nos llevan a apuntarnos al gimnasio más cercano, e incluso a pagar la cuota anual. Sin embargo, es posible que con el paso de los días y la vuelta a la rutina, esa energía decaiga.  

Ser realistas con las circunstancias de cada uno y empezar poco a poco es una de las claves para que no abandonemos antes de febrero. Marcar objetivos y metas nos ayudará a sentirnos mejor y continuar progresando. Empezar por ir uno o dos días por semana e ir subiendo con el paso del tiempo o fijarnos adelgazar cinco kilos en dos meses son estímulos que nos harán seguir en nuestro propósito.

Es importante que busquemos un plan personalizado y no nos comparemos con el resto del gimnasio. Todo el mundo empezó un día. Monitorear y registrar los procesos que vamos realizando nos animará a continuar con nuestra meta pues nos motivará comprobar que los resultados van mejorando con el paso del tiempo. Aunque, si eso no es suficiente y sentimos que nos aburrimos, debemos hacer caso a Einstein y cambiar de ejercicios, clases o gimnasio: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

Por supuesto, hacerlo en compañía aumenta las posibilidades de no abandonar. Un amigo o nuestra pareja pueden ayudarnos y animarnos en nuestros días más bajos aunque nuestro mejor consejo es que sociabilices allí, pues tener un grupo o alguien especial será una motivación extra para ir.

Más allá de todo eso, lo mejor es que escojamos un gimnasio cercano a nuestro domicilio o trabajo, pues aumentar tiempo y esfuerzo en ir hasta allí sólo hará que las posibilidades de renuncia aumenten.

¡Ah! Y un última cosa muy importante: entrena con buena música. Que cada canción te motive, te anime a seguir adelante, te haga dar lo mejor de ti y te diga por qué estás allí y por qué quieres comenzar a cambiar tu nueva vida.

 

Ánimo y ¡a por ello!

 

etiquetas