El nesting, la nueva tendencia social

12 de junio 2017

En los últimos tiempos van apareciendo nuevas palabras que se inventan a raíz de los cambios en la sociedad. Primero llegó FOMO, conocida como el miedo a perderse cualquier acontecimiento social. Y ahora llega nesting. ¿Qué es el nesting? Pues es precisamente lo contrario. Se trata de huir de la realidad y refugiarse en uno mismo y dedicar más tiempo a estar en el hogar y menos a salir.

En cualquier caso, no es un término muy novedoso. La palabra cocooning existe desde los años 80 y fue creada por Faith Popcorn que la define como “convertir tu casa en un nido seguro cuando el exterior se vuelve algo aterrador”.

El nesting es similar a cocooning pero su traducción viene a significar “preparar el nido”. De ahí que esta tendencia sociológica tenga su origen en el sector de la decoración, ya que se basa en la necesidad de refugiarse en casa de los problemas y el estrés del mundo occidental. De ahí que los interioristas piensen en espacios que invitan a las personas a permanecer largos períodos de tiempo dentro del hogar: luz natural, amplitud, comodidad, confort, etc.

En definitiva, el nesting se basa en sustituir los infinitos planes del fin de semana con quedadas con amigos y familia incluidas, por estar en casa leyendo un libro, cocinando, practicando la meditación o simplemente descansando y desconectando. Lo de desconectar es otro punto clave. En la actualidad, parece que si no publicas en las redes sociales lo que haces significa que no haces nada. Pues el nesting aboga también por dejar de lado la exposición social y centrarse más en relajarse.

Estudios demuestras que el nesting es muy positivo tanto física como mentalmente. Entre sus beneficios están rebajar la ansiedad, descansar mejor, disminuir los niveles de estrés y cosas más concretas como por ejemplo, favorecer las relaciones sexuales con la pareja y ahorrar, ya que al estar en casa no se gasta.