¡Estás a tiempo! Comienza la ‘Operación verano’ con buenos hábitos

23 de mayo 2018

A escasas semanas de adentrarnos en el verano, regresan los miedos. A no estar perfectos, a mostrar nuestra pálida piel, a que los kilos de más queden expuestos…  ¡Fuera pánico! Antes de nada, es importante dejar claro que la belleza tiene mil formas y que sentirte a gusto con la tuya es imprescindible para lucir más bella que nunca. Recuerda: la belleza es actitud.

Dicho esto, es verdad que la vida frenética que acarreamos nos impide, en muchos casos, llevar una rutina todo lo saludable que nos gustaría. Mantenerse en forma es una cuestión de buenos hábitos, un mandamiento que puede aplicarse al entrenamiento, a la alimentación y al cuidado personal, los tres grandes pilares de un cuerpo fitness.

Dicen los psicólogos que, para que una acción se convierta en hábito, hay que repetirla durante 21 días seguidos, así que todavía hay tiempo de cambiar nuestras costumbres diarias para sentirnos mejor antes del verano.  

Se trata de comer equilibrado, saludable y, sobre todo, de no pasar hambre. Para que esto sea más fácil, los expertos recomiendan que añadas a tu dieta los llamados alimentos saciantes: frutos secos, cereales ricos en fibra, especias picantes, así como alimentos proteicos. También los zumos y cremas son alimentos perfectos que, además de refrescar, ayudan a consumir las piezas necesarias de fruta y verduras recomendadas por la  Organización Mundial de la Salud (OMS).

En cuanto al deporte, no tenemos por qué pasar largas horas en el gimnasio, sino que con entrenamientos intensos de 25 a 30 minutos, cuatro veces por semana, conseguirás eliminar la grasa. ¡Y puedes hacerlo en casa! Busca en Youtube entrenamientos o descárgate alguna de las decenas de aplicaciones gratuitas que existen y síguelas. En muchas de ellas, marcas el tiempo que tienes y la intensidad o la parte del cuerpo que quieres trabajar.

Por supuesto, en los meses de verano, la piel queda más expuesta que nunca, por lo que es importante exfoliarla, hidratarla y protegerla. También el pelo, que, durante esta estación, sufre la exposición del sol- que quema la queratina del cabello- y al cloro y la sal, que reseca nuestro cabello.