12 puntos detox imprescindibles

17 de abril 2017

Las fiestas ya son historia pero es posible que sus consecuencias todavía estén presentes ( o no….) y que los buenos propósitos de estas épocas  se hayan quedado en eso, en buenas intenciones…

En cualquier caso quizá ya es hora de que nos cuidemos , al menos mínimamente, todo el año. No se trata solo de tener buenos propósitos para “compensar” excesos o para preparar el verano, que también; si no de que todo el año nuestra dieta cumpla unos mínimos beneficiosos para nuestro cuerpo. Se trata de que lo que comemos nos ayude a estar más sanos.  Hay muchas maneras de comer bien, pero hay unas bases que son inevitables e imprescindibles.

Los siguientes puntos no hacen milagros pero sí que mantienen a tu organismo, sea como sea, en forma.

 

  • Comer despacio y tener unos horarios regulares.

 

Es más importante de lo que parece. Unos horarios regulares evitarán apetitos desmesurados y agujeros en el estómago. Por otro lado el comer despacio, facilita la digestión y evita los excesos.

 

  • Comer siempre en un ambiente tranquilo y agradable.

 

Es importante lo que se come pero también dónde y cómo. La verdad es que la comida debería ser un break en nuestra jornada que además de alimentarnos nos hiciera disfrutar. Es importante ser consciente de lo que comemos.

 

  • Vegetales frescos  en cada comida.

 

Uno de los pocos consejos con los que todos los expertos están de acuerdo es el de las 5 raciones diarias de frutas y verduras. Realmente, sea como sea tu dieta, este es un punto que no puedes fallar. Si además se trata de verduras ecológicas, pues tanto mejor.

 

  • Cenas ligeras y sanas.

 

Es una de las claves de la  dieta equilibrada y del sueño reparador. De una cena inadecuada proceden muchos problemas y muchos sobrepesos. Es importante que la cena sea digestiva, con alimentos frescos y poca condimentación.

  • Stop al azúcar.

 

No es solo porque este tema esté de “moda”. Hay que evitar el exceso de azúcar, especialmente si se trata de azúcar que no conlleva ningún beneficio para tu cuerpo.(chuches, bollería industrial, bebidas refrescantes… etc). Por otro lado hay muchos alimentos sanos que ya conllevan sus propios azúcares como frutas y verduras. No necesitamos añadir azúcar a la dieta.

 

  • Mínimos de sal

 

Ser cautos con la sal es uno de los gestos más inteligentes que podemos hacer para cuidar nuestra salud. La verdad es que tendemos a tomar más sal de la necesaria y  esto es altamente perjudicial. Recordemos que el sodio está en el aderezo pero también en los alimentos que conllevan sal.

 

  • Tomar tentempiés adecuados

 

Picar no es aconsejable pero pasar muchísimas horas sin tomar nada tampoco. Es importante que a media mañana o a media tarde, cuando el apetito aparece, que tomemos alimentos sanos y sabrosos. Los frutos secos, los lácteos desnatados, la fruta o los farináceos integrales son buenas opciones.

 

  • Agua , infusiones y zumos como bebida.

 

No hay que engañarse, el agua es la mejor bebida. Ahora bien esto no quiere decir que no se pueda combinar con infusiones o zumos. Lo que sí está claro es que las bebidas refrescante y sobre todo, las alcohólicas, deben dejarse para ocasiones esporádicas. Para cada día, mejor beber agua. Agua eso sí, de calidad.

  • Un caldo depurativo cada día.

 

Un caldito de vegetales como el puerro, la cebolla, el espárrago o el apio nos ayudará a sentirnos mejor. Estas son algunas de las verduras que tienen un cierto efecto diurético. Como siempre, si es ecológico mejor.

  • Un  día vegano a la semana.

Un día a la semana que  solo incluya vegetales (fruta, verdura, legumbres, frutos secos, germinados, semillas… etc.) puede ser  un verdadero bálsamo para tu cuerpo. La verdad es que el lunes es un día perfecto para hacerlo.

 

  • Tener un tiempo  solo para ti.

 

Somos una sola unidad y para que  nuestro cuerpo funcione es imprescindible  una cierta armonía mental. No hay milagros pero tener un tiempo para uno mismo ayuda. El yoga, la meditación  o simplemente el disponer de un tiempo para pensar cada día es un  buenísima ayuda para encontrarnos mucho mejor.

 

  • 30 minutos de paseo como mínimo.

 

Andar es uno de los ejercicios más sanos que existen. Aptos para todos y para cada día. Ni un día sin media hora de paseo…

 

DRA.   Magda  Carlas.