Meditación, simplemente dale la banana

26 de diciembre 2016

Y te preguntarás, ¿Qué tiene que ver la meditación con la banana? 

Este monje budista cuestiona el “inalcanzable” estado de la meditación. ¿Y tú? Las expectativas son muy altas cuando nos encontramos por primera vez ante la práctica de la meditación, pero nada más lejos de la realidad.

Si alguna vez has intentado meditar, sabrás que es algo muy habitual caer en las fantasías o en la listas de tareas pendientes, pero no te preocupes es parte de nuestra mente. Aprender a controlar estas emociones y pensamientos es labor de la práctica meditativa.

Elimina las expectativas sobre qué es meditar. 

Meditar, es un ejercicio para conseguir controlar la mente, para que los pensamientos no nos dominen. No quiere decir dejar de pensar, o por lo contrario realizar un esfuerzo extremo para conseguir meditar.

Acostumbrados a una sociedad que constantemente está trabajando con la mente reflexiva, debemos de crear un hábito para crear una mente contemplativa. Esta se encontrará a través de la búsqueda de la paz interior a través de disfrutar del silencio tanto externo como interno.

¿Qué suele ocurrir cuando comienzas a practicar? El ruido parece que crece por momentos. 

  • Tu mente sigue en la actividad anterior o fantaseando en la próxima actividad. En lugar de dar espacio al silencio externo, comenzamos con una reflexión y fantasías sobre las actividades que rodean a este momento de práctica. Desde recordar emociones a planificar qué vas a hacer para cenar. “¡Qué bien lo pasé anoche! – Cuando salga, iré a compraré la cena en el vegetariano de la esquina”
  • La mente sigue queriendo jugar y busca pensamientos totalmente irrelevantes. Cuando comienzas a identificarlos te das cuenta la cantidad de tiempo que utilizamos en este tipo de pensamientos. “¿cómo se llama el perro del vecino? ¿Dónde pasarán las vacaciones los famosos?” 
  • En este momento de actividad no controlada pero de la cuál comienzas a ser consciente es el momento en el cuál te das cuenta que pueden convertirse en obsesivos los pensamientos. “No puedo dejar de pensar en esto”  Y vuelve” 
  • Cuando el dolor se apodera de nuestras piernas o pies. Sabemos que sentarse en postura meditativa es para algunos todo un reto. Esta postura es la más recomendada a largo plazo, pero podrás ir haciendo adaptaciones en función de tu estado. Aunque recuerda, que el dolor es una señal más de la mente para distraerte.
  • En ocasiones, cuando disfrutamos de meditaciones guiadas, entramos en un mundo de fantasía que nos lleva a caer dormidos; estamos de acuerdo con que es un estado placentero, pero lamentablemente esto no es meditar, aquí habrás abandonado tu estado contemplativo por completo.

¿Cómo puedes focalizar tu mente? 

El enfoque en la meditación es fundamental para conseguir controlar la mente; es el lugar donde la mente tendrá que poner la atención para dejar que las emociones y los pensamientos no dominen durante esta práctica.

Existen gran número de técnicas de meditación y escuelas que podrán trabajar este punto y con estos os dejamos algunas herramientas que os pueden ayudar sea cual sea vuestra práctica.

  • Respiración: a través de la respiración podrás controlar directamente tu mente. Presta atención respiración, por ejemplo:  inhala en 4 tiempos e intenta exhalar en 8 tiempos.
  • Sonidos: a través de los sonidos de la naturaleza nos hacemos mucho más conscientes del momento presente. Disfruta en la naturaleza enfocándote en los nuevos sonidos que aparecen durante tu meditación o utiliza grabaciones que te ayuden a vivir esa experiencia.
  • Mantras: Los mantras tienen un significado, vibración y sonido que trabajan con el objetivo concreto de alterar patrones de la mente a través de la repetición.
  • Imágenes: mientras meditas puedes utilizar un mandala y enfocar tu meditación en los puntos que los dibujan.
  • Meditaciones guiadas: las meditaciones guiadas son una buena forma de iniciarte en la meditación, bien de forma presencial o a través de grabaciones. En ellas irán marcando el enfoque en diferentes momentos y la perdida de tu atención será menor.Meditar, una tarea sencilla.

Para conseguir que la meditación tenga efecto y se integre en tus hábitos es necesario la práctica diaria, buscando un momento del día para disfrutar de ese estado contemplativo.

Te invitamos a que lo pongas en práctica y nos cuentes cuáles son los cambios con #positivejuicing