Mi primer día en clase de Yoga

07 de marzo 2017

Está claro que el yoga está de moda y tú todavía buscando excusas para no probarlo.  Cuentas en Instagram llenas de posturas imposibles, publicaciones en todos los medios, amigos que comparten su experiencia y los múltiples beneficios que han obtenido o incluso conoces algún que otro profesor de yoga. Ha llegado el momento, hoy será tu primer día de yoga, el momento de experimentar en primera persona esta disciplina y disfrutes de sus beneficios.

Si eres de los que valora los beneficios del yoga y deja las excusas de lado, aquí te dejamos nuestro decálogo de consejos para disfrutar de tu primera clase de yoga.

1.Si no sabes qué tipo de yoga ni dónde practicar, sigue la recomendación de un amigo, es la manera más fácil. Simplemente acompaña a uno de esos amigos que tanto te habla de yoga una de sus clases.

2. Meditar al amanecer, es una idea muy romántica para los principiantes, a la vez que una práctica muy reconfortante para los más experimentados. Pero si queremos trabajar nuestro compromiso, seamos prácticos y busquemos el horario que más nos convenga. Encontrarás cantidad de horarios disponibles para aprovechar tu hora libre de comer o bien al salir del trabajo

3. Si vives en una gran ciudad, podrás encontrar un centro de Yoga en la esquina de tu casa, cerca del trabajo o en tu gimnasio habitual. Cualquiera de estas puede ser una opción si tienes en cuenta estas reglas:

– Busca un espacio que te transmita una buena sensación, con una temperatura e iluminación agradable para disfrutar de tu relajación tras la práctica.

– Comprueba el horario del resto de salas del gimnasio, tu experiencia no será lo completa que esperabas si al lado de tu sesión de yoga están realizando una clase de Zumba.

4. Te cruzarás en la calle con yoguis que transportan su propio “Mat” o esterilla, lo cuál es una opción personal. En la mayoría de centros encontrarás esterillas y cojines a tu disposición para hacer tu práctica más cómoda.

5. Si no has probado ni conoces ningún tipo de yoga, lo mejor es que preguntes en el centro sobre las características de la disciplina que ellos imparten y cuáles son sus peculiaridades. Y atrévete con la que más te llame la atención.

6. El profesor tiene gran importancia en tu experiencia, desde el tono de voz con el que dirige la sesión hasta su forma de seleccionar los ejercicios para conseguir transportarte en tu práctica.

7. En la mayoría de centros encontrarás la posibilidad de probar durante una semana, te recomiendo que experimentes todas las disciplinas y profesores que están disponibles.

8. El yoga, requiere un compromiso y práctica continua, por lo que la disciplina es una de las variables clave. Si quieres integrar tu práctica yóguica en el día a día te recomiendo practicar un mínimo de 2 veces por semana con el mismo profesor y la misma disciplina. Si prácticas yoga como complemento de otro deporte, se franca  y marca tu propio compromiso.

9. Si te interesa profundizar en conceptos básicos del yoga, para tener una mayor consciencia sobre las asanas o las dinámicas de las clases es una buena opción realizar un intensivo de dos o tres días que te permita conocer más en profundidad la disciplina.

10. Lo más importante, no tires la toalla el primer día. Es habitual que el primer día que pruebas una clase de yoga estés un poco descolocado. Permítete probar tres días esa misma disciplina o prueba con otra disciplina o profesor.