Caminar 10.000 pasos al día

02 de noviembre 2016

La Organización Mundial de la Salud recomienda a las personas adultas caminar 10.000 pasos al día como mínimo para mantenerse en forma. A priori, puede parecer tarea fácil, ya que esos pasos empiezan a contar desde que uno pone los pies en el suelo nada más levantarse. Pero no lo es tanto. A pesar de que esta medida no está avalada por ninguna investigación científica, resulta que con una vida normal no se llega ni a la mitad de los pasos recomendados. Y es que en España, el 60 % de los adultos se declara sedentario.

Al caminar, ponemos en movimiento 200 de los 650 músculos del cuerpo, es decir un 30%. De ahí que sea una actividad muy recomendable no solo para mantenerse en forma, sino también para combatir problemas de circulación, enfermedades del corazón, sobrepeso u osteoporosis. Otros de los beneficios de caminar 10.000 pasos diarios son: fortalecimiento de los músculos de la cadera, muslos y piernas; regulación de la presión sanguínea; y reducción del estrés.

Además, si se dan hasta 12.000 pasos (9,6 kilómetros), se comienza a perder peso, siempre y cuando se lleve una dieta adecuada. Y si se superan los 17.000 pasos diarios (unos 13,6 kilómetros), caminar pasa a convertirse en un ejercicio aeróbico muy eficaz.

Woman walking along the footpath in the direction of a sun. Close-up of feet in a spring park with cherry petals lying on the ground. City park in Prague.

Trucos para caminar 10.000 pasos al día:

  • Planificar las caminatas dentro de la vida cotidiana como una tarea más. Es importante guardar un tiempo de cada día para esta actividad. Para no olvidarse, también se pueden poner recordatorios en el móvil o animar a alguien para hacerlas juntos.
  • Marcar diferentes metas hasta alcanzar los 10.000 pasos. No hace falta darlos el primer día de propósito. Se puede empezar por otra medida e ir subiéndola poco a poco. Una vez alcanzados cómodamente los 10.000 pasos, se recomienda ir variando su intensidad, por ejemplo, caminando cuesta arriba o por la arena de la playa.
  • Premiarse por cada meta conseguida, tanto en número de pasos, como en el nivel de intensidad o en el tiempo de ejercicio. El premio ya de penderá de los caprichos de cada uno.
  • Analizar la pisada en un podólogo u ortopedia para saber si es correcta y si no, corregirla. Es la clave para evitar posibles lesiones y realizar un ejercicio más eficaz.
  • Medir lo conseguido cada día. Para ello, se puede utilizar un reloj normal. Otra opción es comprarse un podómetro, estos relojes que se han puesto de moda, que no son caros y que llevan la cuenta rigurosa de los pasos caminados.
  • Tan importante es el ejercicio como lo que comemos antes y después del mismo. Es fundamental hidratarse bien y consumir buenas dosis de vitaminas para tener fuerzas. Por ejemplo, tomar zumos de frutas naturales como la gama Veggie de Zumosol para llevar. Tres combinaciones de zumos de frutas y verduras frescas, naturales 100% perfectos para tomar en cualquier momento y lugar.